La Economía que se viene

¿Por qué Argentina no imprimí todo el dinero que necesita para pagar sus deudas?

Decidí escribir sobre este tema porque innumerables clientes y profesionales me preguntan por qué el gobierno de turno no imprime la cantidad de billetes necesarios para pagar sus deudas y hacer que repunte la economía.

La respuesta es sencilla, son varios los factores por los que no se realiza o bien no es recomendable hacerlo porque cuando más papel moneda (dinero) es expedido por un país menor es el valor de este, debido a la hiperinflación que ello provocaría y por lo tanto la deuda seria aún mayor.

Una función básica del banco central de cada país es que tienen la capacidad de crear o imprimir más billetes. Si el banco central decidiera sistemáticamente aumentar la base monetaria (suma del efectivo en manos de las personas + reserva bancaria) por encima de cierto nivel, se produciría sistemáticamente un proceso inflacionista (inflación: aumento del nivel general de precios de la economía) cada vez mayor y ligado a la cantidad de dinero nuevo en circulación. En 1921 un periódico costaba en Alemania 0,3 marcos, en noviembre de 1922 el mismo periódico costaba 70.000.000 marcos. En la economía había mucho más dinero porque el Banco Central Alemán había imprimido, simplemente, muchísimo más dinero. Todo el mundo tenía mucho más efectivo en su bolsillo. Pero ese aumento extraordinario de dinero en la cartera de los ciudadanos, no valía para nada, o en todo caso valía para lo mismo que hacía menos de dos años, por muchos ceros que tuviera. Lo que se puede comprobar con este ejemplo real, es que la cantidad de dinero en circulación en cualquier país está estrechamente vinculado con la oferta y la demanda y necesidades del país, pero el hecho de que se imprima más cantidad no quiere decir que se vaya a ser más rico, porque ese dinero de más haría perder el valor del conjunto. De ahí que esté vigilado y controlado por los diferentes bancos centrales y organismos económicos la cantidad de dinero en circulación (otro de los motivos por el que es también tan perseguida la evasión de capitales hacia el extranjero o paraísos fiscales).

Imprimir dinero indiscriminadamente no sólo conllevará una disminución de valor del mismo, como se ha visto en el ejemplo alemán (más dinero para comprar lo mismo, eso más o menos el significado de “inflación”) sino que además se generan otros costes derivados de la relación entre inflación y desempleo en el corto plazo. También se producirán otros problemas como el aumento de la variabilidad de los precios relativos, distorsiones fiscales, confusión en los cálculos por la variación constante en la moneda o redistribuciones arbitrarias de la riqueza.

El BCRA conocedor de los problemas que se derivan por llevar a cabo una política monetaria expansiva excesiva, tiene una prioridad: establecer una inflación a medio-largo plazo entre 0 % y un A % (el objetivo del gobierno es que la inflación en los próximos años no supere el digito). Entre estos valores las distorsiones de los precios no son graves e incluso son beneficiosas para favorecer el dinamismo de la economía. En otras palabras si quieren que los precios no suban por encima del A % no pueden imprimir todo el dinero que quieran.

Con respecto a la economía que se viene muchos economistas predicen un incremento del 3,1 % para este año dado que el gobierno apuesta a que la economía rebote y mantener el gasto constante. Creo que la economía debe crecer un 5 % para que la gente sienta el impacto y debemos lograr un crecimiento sustentable algo que es difícil de lograr si no plantean reformas más profundas en materia fiscal, previsional y laboral. Es necesario un gobierno que tome medidas en forma urgente para bajar el déficit fiscal, tomar menos deuda y lograr el tan ansiado equilibrio para poder crecer. Las inversionistas de capital de riesgo consideran tres factores claves antes de elegir un proyecto (país): que tenga excelentes posibilidades de obtener ganancias, que prometa una tasa de rendimiento elevada y claridad en la forma en que retiran su inversión. Si ello lo trasladamos a nuestro país la pregunta que debemos hacernos es: ¿Cuáles son las claves para atraer inversionistas extranjeros? Cuando hablamos de inversiones extranjeras los factores que influyen en las decisiones de las grandes corporaciones para destinar sus fondos a un determinado país de acuerdo a una encuesta publicada por el banco mundial y publicado por el Global Investment Competitiveness Report 2017-2018 (Informe mundial sobre competitividad para atraer inversiones 2017-2018) son:

1 – Los Estímulos Cuentan: Los inversionistas que buscan destinos competitivos a nivel internacional y plataformas potenciales de exportación valoran los vínculos, incentivos, acuerdos comerciales y servicios de agencias de promoción de inversiones. Los incentivos, como reducción o eliminación de impuestos a los negocios, son importantes para el 64% de los inversionistas extranjeros enfocados en la eficiencia del destino de los fondos. Alrededor de cuatro de cada cinco inversionistas encuestados calificaron la transparencia y la previsibilidad de la conducta de las agencias públicas -y la facilidad para hacer negocios- como determinantes importantes de sus decisiones. Esto no es sorprendente, ya que muchos países en desarrollo tienen burocracias ineficientes, regulaciones opacas, procedimientos complejos y altos costos de transacción, lo que puede socavar su competitividad. Más de un tercio de los inversores los califica como factores muy importantes o posibles detonantes para poner fin a acuerdos establecidos. “La previsibilidad y la eficiencia son ingredientes esenciales de una interacción sólida y sostenida entre las multinacionales y los gobiernos anfitriones, que abarca tanto las propias reglamentaciones como su implementación”.

2 – Eliminar Barreras: Más de un tercio de los inversionistas reinvierten todas sus ganancias en el país de acogida. Valoran más las políticas que les ayudan a expandir sus negocios que solo las políticas utilizadas por los gobiernos para atraerlos. La simplificación regulatoria, la eliminación de barreras a la entrada de inversiones y el abordar las limitaciones de infraestructura (por ejemplo, acceso a electricidad y transporte) se encuentran entre las señales más importantes de generación de confianza que pueden producir resultados rápidos y desencadenar una respuesta del sector privado.

3 – Más Garantías: Las garantías de protección de inversiones son fundamentales para retener y ampliar los flujos a largo plazo en todos los tipos de IED (inversiones extranjeras directas). Más del 90 por ciento de los consultados calificaron varios tipos de protecciones legales como importantes o clave, en lo que fue la nota más alta entre todos los factores incluidos en la encuesta. Estas garantías incluyen la capacidad de transferir dinero dentro y fuera del país, la existencia de protecciones legales contra la expropiación, el incumplimiento de contrato y la conducta no transparente o arbitraria del gobierno. Según reveló la encuesta, el 81 por ciento de los inversionistas califica las protecciones legales del país como un aspecto clave, mientras que el 51 por ciento considera que los tratados bilaterales de inversión son de gran importancia en sus decisiones de inversión.

4 – Apoyo Local: Los inversores valoran la capacidad, las habilidades y conocimientos de los proveedores locales, pero también encuentran que el apoyo del gobierno en dar información sobre la disponibilidad de estos proveedores es importante. En la medida que los inversionistas extranjeros obtienen aproximadamente el 43 por ciento de sus insumos de producción a nivel local, los contratos con proveedores y los vínculos con empresas locales tienen también el potencial de generar beneficios significativos para el sector privado del país.

5 – Eliminar la Incertidumbre: Para casi el 30 por ciento de los inversionistas que experimentaron el cierre de una filial en un país en desarrollo, había razones que, de resolverse, podían haber evitado el fin de la inversión, tales como condiciones macroeconómicas inestables y una mayor incertidumbre política y regulatoria. Más de las tres cuartas partes de los inversores encuestados en este informe encontraron algún tipo de riesgo político en sus proyectos de inversión en países en desarrollo. En casos severos, como la expropiación, aproximadamente la mitad de los inversionistas cancelaron una inversión planificada o retiraron una existente. Una cuarta parte de los empresarios extranjeros que experimentaron interrupciones cancelaron o retiraron sus fondos. Aunque los casos graves son poco frecuentes alrededor del 13 por ciento por incumplimiento de contrato y un 5 por ciento por expropiación-, cuando suceden tienen un gran impacto negativo.

Por todo lo expuesto la inversión extranjera tomara sus recaudos para invertir en nuestro país y el volumen invertido no será lo que necesita el gobierno para repuntar la economía (corto plazo). 

 

Feliz 2018

 

Mg (Cr.) Daniel Alderete

CEO Nor Sur Consulting