Formas de reducir costes en tu empresa

Optimiza tus costes revisando todos los procesos de tu empresa: la tesorería, la fiscalidad, los procesos de compras, la gestión del stock, la logística, la energía… Es el momento perfecto para ajustar tu empresa para empezar a crecer.

1 – Gastos de personal

Muchos de estos costes ocultos los encontrarás revisando bien cuánto te cuestan tus empleados, analizando si puedes aprovechar las nuevas bonificaciones que se dan a la contratación, pero sobre todo por lo que se paga por accidente de trabajo y enfermedad profesional; aunque parezca increíble, es bastante habitual que exista un sobrecoste por no cotizar por la actividad correcta.

2 – Incentivos a la contratación

Aprovecha las bonificaciones a la contratación, que existan en cada momento y que pueden llegar a suponer un importante ahorro.

3 – Prevención de riesgos laborales

Otro sobrecoste bastante habitual: no aprovechar las ventajas fiscales que permitan recuperar costes de cualquier tipo, como los relativos a riesgos laborales.

4 – IIB – IR

Analiza bien los impuestos locales, como el IIB (Impuesto a los Ingresos Brutos) y el IR (Impuesto a la Renta): “Debes revisar y optimizar la base de cálculo de estos impuestos. Los ahorros pueden ser cuantiosos” la persona que realice esta tarea debe ser un especialista tributario para evitar errores en la liquidación de impuestos e incrementar innecesariamente los costos tributarios en la empresa.

5 – Inversiones en I+D+i

La mayoría de las pymes conoce la existencia de una rebaja fiscal por inversiones en I+D y por proyectos de innovación tecnológica.  Ten en cuenta al realizar el plan de negocios estas ventajas que ofrece el estado para incentivar la creación de nuevas empresas y optimizar los beneficios.

6 – Busca proveedores internacionales

Comparar no sólo ayuda a conocer nuevos y, quizás, mejores proveedores, sino que también te coloca en una posición de fortaleza frente a los proveedores de toda la vida. “Aunque tengas un parque de proveedores buenos que te den buen servicio, tu obligación es buscar continuamente a los más competitivos del mercado y, además, hacérselo saber a ellos.

7 – Tu propia base de datos

“Una de las ventajas con las que juegan las grandes empresas es que tienen su propia base de datos de potenciales proveedores. Proveedores ya homologados que saben que en cualquier momento pueden acudir a ellos. Las pymes deben seguir sus pasos, ir generando sus propias bases de datos en la medida que vayan consiguiendo potenciales proveedores”

8 – Gestiona bien tus pagos y cobros

“Hay que tener mucho cuidado con los costes que se generan por el incumplimiento de las condiciones contractuales de compra y los errores en los pagos. Los más frecuentes son: descuentos no aplicados (en contratos y procesos de compra complejos), ingresos no efectuados (por incorrecta aplicación de las condiciones de compra por parte del proveedor o de los servicios internos, bases de cálculo correctas) e incidencias en los flujos financieros (se deben a incorrectas contabilizaciones de facturas, notas de crédito, etc.)”.

Por eso, es crítico tener “una foto detallada de los flujos de caja (importes y fechas sobre los cobros y los pagos, además del saldo de caja y las cuentas bancarias), a lo que se suma una política adecuada de cobros y pagos, revisando bien los procesos de order to cash (cuentas a cobrar) y purchase to pay (cuentas a pagar).

9 – Gestión de stocks

Dentro de los procesos de la cadena de suministro, otro punto clave es la optimización del inventario. Trabajar con niveles adecuados de acuerdo al nivel de producción es decir lograr un equilibrio entre el coste de inventario y el nivel óptimo de servicio para no reducir ventas.

10 – Relación coste-riesgos

Una gestión inteligente de tu stock obliga a disponer de herramientas que te ayuden a interpretar los datos de demanda de tus clientes para intentar crear un escenario a futuro de la evolución de ventas; la demanda que vas a tener.

11 – Costes de mensajería, transporte y logística

Hay muchos factores que debes tener en cuenta al contratar los servicios de tu operador logístico sin encarecer el precio innecesariamente (y cuidando las necesidades propias de tu negocio y de tus clientes): compra, almacenamiento y venta para los comercios tradicionales; gestión de las importaciones (si las hay), costes aduaneros, almacenaje, picking (preparación de cada pedido); distribución, etc.

12 – Reduce activos fijos

Convierte en variables el máximo posible de tus gastos fijos. Por ejemplo, no inviertas en oficinas más que para lo justo y necesario: las puedes alquilar por meses, días y hasta por horas.

Recurre también a fórmulas de renting y leasing para cubrir necesidades de inversión en coches y equipos informáticos y busca herramientas gratuitas que se adapten a tus exigencias (las hay para todo tipo de servicios de pymes) o soluciones SaaS (pago por uso) en lugar de invertir en paquetes de software.

13 – Gastos de telefonía y telecomunicaciones

Para facilitar la comparativa entre las diferentes ofertas de telecomunicaciones, que suelen ser muy complejas, se recomienda “intentar un contrato lo más sencillo posible y sin letras pequeñas, de forma que la factura sea fácilmente verificable y preguntar bien qué servicios están fuera de una tarifa plana (si la contratamos), bolsas de minutos o datos, etc.

14 – Costes estratégicos

Una vez realizados todos los ajustes operativos, toca dar un paso más y pensar si la estructura de la empresa (la cartera de productos, las actividades que realiza internamente, los mercados abordados, entre otros) es absolutamente imprescindible.

15 – Eliminar líneas improductivas

Hay mucha gente que cree que ya no tiene más capacidad para recortar “porque ha hecho los primeros recortes fáciles, pero la experiencia demuestra que no siempre es así. Se puede ir más allá analizando si podemos hacer las cosas de una forma diferente. Por ejemplo, preguntarse ¿por qué tengo yo un almacén? ¿Y si le digo a mis proveedores que me almacenen ellos? ¿O si lo externalizo directamente y en lugar de tener yo un almacén me lo hace un tercero?”.

Para que tu estructura de negocio se quede en el mínimo imprescindible, recomiendo “externalizar todo aquello en lo que no seas especialista”.

16 – Ajusta tu cartera de productos y servicios

Un clásico en la forma de perder dinero de forma tonta es querer ofrecer todo tipo de productos y servicios para llegar a más clientes. “La típica empresa que se dedica a hacer millones de cosas y un día se para y dice, es que de las cien que hago de verdad, de verdad, gano dinero en 50; en las otras no gano mucho. Me conviene más eliminarlas”.

En resumen: Analiza tu estructura de inversiones y de financiamiento, coordina una política adecuada de marketing y haz foco en una política que ayude a optimizar el valor de tu negocio.

 

Mg. Daniel Alderete